Una mala conversación o el mal entendimiento con los otros puede ser realmente perjudicial para las labores empresariales de las personas. En general, saber conversar y generar empatía es clave en todos los aspectos de la vida de un ser humano y existen en la red, infinidad de artículos con tips para mejorar su manera de entablar conversaciones, pero en el mundo empresarial y en general en la vida diaria ha conversaciones especialmente complicadas de abordas. ¿Sabe qué elementos componen una conversación particularmente difícil? Estos procesos son aquellos en los que usted trata un tema que le importa o afecta y que genera ansiedad y angustia, al punto de causar dudas sobre sí abordarla o no. También cuando usted sabe que el tema a discutir es importante y puede generar un conflicto.

Imagine que, en su lugar de trabajo, tiene que hablar con su jefe para manifestarle su desacuerdo sobre un tema que usted considera se está haciendo de una manera inadecuada. Es difícil realizar críticas a los superiores, no sabe cómo lo vaya a tomar y sí es realmente conveniente. Duda un par de veces en sí hacerlo o no y esto le genera cierta ansiedad.  ¿Sabe usted enfrentarse a este tipo de situaciones? es importante conocer ciertos momentos de este proceso para desarrollarlos de manera más efectiva y evitar malos entendidos y situaciones incómodas.

Por ello, decidimos traducir un apartado de la publicación “Difficult conversations: How to discuss what matters most” de los autores Douglas Stone, Bruce Patton y Sheila Heen para que usted puede tener claraos algunos de los elementos que componen conversaciones complicadas. A continuación, revisaremos los ingredientes más comunes presentes en una conversación difícil:

Percepciones distintas.

Ante una realidad o problema suelen existir diversas posturas. Esto se debe a que cada sujeto en la conversación tiene información distinta y a partir de esto hace interpretaciones que construyen una percepción particular sobre el asunto.

Suposiciones acerca de la intención del otro.

Normalmente asumimos que conocemos las intenciones del otro. Esto propicia confusión y hace que esa supuesta intención parezca que está hecha para hacernos daño. Lo ideal es compartir o conocer cuáles son las intenciones de las dos partes. Los sentimientos Ante situaciones difíciles es de vital importancia mantener y desarrollar inteligencia emocional. En el manejo de crisis, es normal involucrarse emocionalmente al problema. Lo recomendable es cuidar que lo que se expresa no se reciba negativamente a manera de sarcasmo, agresión o impaciencia.

Culpa.

Desde que somos pequeños nos hemos acostumbrado a encontrar al culpable. Concentrarse en esto no posibilita encontrar el origen del problema ni conocer la solución. Por el contrario, es mejor brindarle más atención a encontrar la manera de corregir errores, entender al otro y construir lecciones para el futuro.

Estos tres elementos son componentes de claves de una conversación difícil, es probable que al conocerlos usted pueda enfrentarse de una mejor forma a estas situaciones y darles un término positivo a sus conversaciones difíciles.

 

Referencias

The Office of Human Resources. The Ohio State University. (2011). Difficult conversations: How to discuss what matters most. A High level summary of the book by Stone, Patton and Heen. Stone, D., Patton, B., Heen, S. (1999). Difficult conversations: how to discuss what matters most. New York: Penguin. ISBN: 0 14 02.8852X

DEJAR COMENTARIO

COMENTARIOS