Kodak, la centenaria empresa estadounidense dominó el mercado de películas fotográficas durante prácticamente todo el siglo XX. Fue precursor de grandes avances técnicos en cámaras fotográficas, y acercó el mundo de la imagen a los usuarios corrientes. Sin embargo, actualmente lucha por mantenerse a flote y no morir ahogada en la banca rota. ¿Qué pasó? Pese a que Kodak fue uno de los primeros fabricantes de cámaras digitales, no apostó por ese formato hasta que fue demasiado tarde, temiendo que la ausencia de carrete en estas nuevas cámaras perjudicara su negocio de película fotográfica. Esa tardanza en adaptarse propició la oportunidad para que compañías como Sony, Nikon o Canon, se hicieran con una gran cuota del mercado digital, algo de lo que Kodak nunca pudo recuperarse. Pese a varios intentos para reflotar la compañía, en 2012 se declaró en concurso de acreedores y actualmente lucha por no desaparecer definitivamente, aprendamos como la cultura de aprendizaje puede evitar estos problemas.

Esta empresa  no aprendió de la situación actual del mercado, no se actualizó y esta fue probablemente una de las razones por las que la empresa no se salvó de la caída. Crear una cultura de constante aprendizaje es vital para el éxito de una empresa porque al mantener a los empleados actualizados en sus habilidades, conocimientos y dinámicas de la actualidad se aseguran que sean más competitivos en el mercado. Además de este asunto, hay 3 aspectos en los que influye positivamente una buena cultura del aprendizaje.

Competitividad

De acuerdo con un estudio las organizaciones con cultura de aprendizaje de alto impacto cuentan con un 32% más de probabilidades de ser los primeros en el mercado y  como mencionaba anteriormente, trabajadores actualizados se adaptan más fácilmente a las necesidades del mercado y eso los hace competitivos ante las demás empresas.

Productividad 

La productividad aumenta conforme aumenta la cultura de aprendizaje. Un estudio demostró que una cultura de aprendizaje en la empresa puede mejorar la productividad de los empleados en un 14 %. Además, de acuerdo a una investigación realizada por Bersin & Associates, los empleados son un 37% más productivos que sus colegas en las organizaciones que no valoran el aprendizaje en el trabajo.

Al tener información y conocimiento nuevo, pueden aplicarlo de manera efectiva en proyectos en los que se encuentran trabajando, esto garantiza que los objetivos se logren de una forma más productiva y efectiva.

Retención de talento

Mayores oportunidades de aprendizaje en el lugar de trabajo es uno de los factores que más influencian a los colaboradores a permanecer en una empresa hoy en día. Uno de los elementos que resalta la firma Bersin y Deloitte, para retener a una fuerza de trabajo es justamente poner en marcha un ciclo de aprendizaje continuo.

El impacto positivo que tiene la implementación efectiva de la cultura de aprendizaje es evidente. Si lo hace bien, es probable que consiga mejorar la productividad de sus empleados, aumentar la retención del talento y la competitividad de los mismos, así que, ¿qué espera para implementarla en su empresa?

También puedes leer: 5 rasgos de empleados desconectados y qué hacer para motivarlos

DEJAR COMENTARIO

COMENTARIOS