La cultura organizacional es la suma de los valores que caracterizan el estilo, la experiencia, la filosofía de una empresa y la hacen “única”. Una cultura organizacional bien definida facilita el reconocimiento y posicionamiento como empresa y fomenta la satisfacion y fidelización de los empleados.

De acuerdo, con el informe Global Culture & Change Management: Why Culture Matters and How It Makes Change Stick de Strate, El 84% de los profesionales consideran que la cultura organizacional es un punto crítico para el éxito de la compañía e incluso seis de cada diez la sitúan como un elemento más importante que la estrategia empresarial.

Eso lo convierte en un valor fundamental que aprecian tanto los empleados como lo clientes. Por lo tanto, las empresas deben realizar programas de desarrollo para sus empleados en donde se puedan desarrollar y mejorar las habilidades de los integrantes de una organización, fortaleciendo sus valores y aumentando la retención de los buenos empleados.

Peter Hinsen creador del libro “El día después de mañana” aseguró en una columna para la revista Forbes, que se debe invertir el tipo de pensamiento viejo y construir primero las bases culturales. Es decir, encontrar las personas adecuadas, unirlas en un sentido compartido de propósito y las empoderarlas para tomar sus propias decisiones (sí, incluso sus propios errores, porque habrá errores). Una cultura de mando y control ahoga la innovación. Y acabará asfixiando a la empresa.

Los ingredientes clave de una cultura de empresa innovadora

Lo primero, de acuerdo con Hilsen, es promover una cultura de experimentación y darle el valor de cuestionar, probar cosas nuevas y entablar un diálogo constructivo a los empleados.

Lo segundo, es dejarse inspirar por los casos de innovación y éxito de los otros y no quedarse únicamente en la tradicional modelo de mando y de control, un ejemplo de hecho puede ser la empresa ‘Teal’ que según Frederic Laloux , autor del libro “Reinventar las organizaciones”, es el nivel más alto en la evolución de una empresa, caracterizado por la autogestión, el potencial creativo, y tener un propósito más allá de ganar dinero. Aunque sí este es un ejemplo muy extremo ya y no se acomoda a la empresa, hay otros casos innovadores como MasterCard, Johnson & Johnson o Haier – y cada uno de ellos tiene una cultura fuerte.+

Finalmente, el consejo que brinda el experto es que las empresas y especialmente los departamentos de recursos humanos, deben atreverse a “pintar un lienzo organizacional que no es una solución de talla única” y llegar por medio de la experimentación a una buena cultura organización que enfoque su mejores esfuerzos y  talento hacia los empleados.

DEJAR COMENTARIO

COMENTARIOS