Las empresas han comenzado a implementar nuevas estrategias productivas orientadas al continuo crecimiento de los trabajadores. Una de estas estrategias es la gestión emocional, cuyo propósito es garantizar el bienestar de las personas y, por ende, mejorar su desempeño laboral.

De acuerdo con nuestro último estudio, el bienestar de los empleados se ha visto afectado durante la pandemia, por eso, el 84,7% de los gerentes de recursos humanos han considerado cambiar los planes de bienestar de las empresas para que se adapten a la situación actual. Adicional, el 63,1% reconocieron que este tema se ha vuelto “muy importante” en sus organizaciones.

De nuestro curso “Gestión emocional de las empresas”, dictado por Alba Díaz-Ardila, presidenta de la Asociación Española de Biodescodificación y Psicosomática. te dejamos algunos elementos claves si estás diseñando una estrategia de gestión emocional para tu organización:

La importancia de la meditación

La meditación a medida se aplica de forma individualizada a quien tenga algún conflicto no resuelto, que quizá le impida realizar su trabajo en condiciones óptimas.

Antes de la sesión de meditación, el especialista realiza un análisis de las emociones del colaborador, para identificar conflictos previos que puedan ser la causa del estrés, la inseguridad o el miedo.

Esta técnica de meditación mejora la satisfacción interna de la persona y, por consiguiente, su rendimiento laboral.

La práctica del silencio

La práctica del silencio consciente nos ayuda a aquietar los pensamientos y hábitos que reducen nuestra tranquilidad, salud física y mental, calidad de vida y, por consiguiente, nuestro rendimiento en el trabajo.

Los talleres de silencio ayudan a que cada participante profundice sobre sí mismo, su entorno y la relación que los vincula, logrando así un cambio de actitud hacia lo positivo y una mejora en su liderazgo y en la relación con su equipo de trabajo.

Salario emocional

El objetivo del salario emocional es brindar a los colaboradores beneficios no monetarios, que les hagan sentirse cómodos, felices y satisfechos dentro de la empresa, generando así un valor agregado y mayor productividad.

Dentro de las principales ventajas asociados al salario emocional, están: una mejor imagen como marca empleadora, un menor índice de rotación y absentismo, y una reducción de los gastos en recursos humanos.

Factores que influyen en el salario emocional

  1. Desarrollo profesional y relacional
  2. Compensación psicológica
  3. Conciliación familiar y personal
  4. Beneficios sociales
  5. Valor añadido

Para terminar, te dejamos un dato: En el 2020 el acceso a cursos de nuestra plataforma relacionados con bienestar, estrés, inteligencia emocional, etc., aumentó en más del 100%, esto evidencia una necesidad de los colaboradores por manejar y gestionar de manera efectiva sus emociones.