El onboarding o en español, la incorporación de nuevos colaboradores es el proceso de familiarizar a un empleado recién llegado con las políticas, filosofía y cultura de la organización y con su rol dentro de la empresa. También, requiere de la creación de un entorno en el que el empleado se sienta cómodo para comenzar sus labores de trabajo y conocer a sus compañeros.

También es necesario destacar la importancia de alinear las expectativas de la empresa frente al rol con las del empleado.

Desde UBITS, destacamos algunas recomendaciones, consejos e indicaciones para mejorar los procesos de onboarding que se realizan en una compañía.

En primer lugar, es importante saber que un plan de Inducción debería ser pensado con todos los temas que el nuevo empleado debe conocer para desempeñar su cargo, así parezcan obvias o se suponga que las personas ya las sabe por su experiencia.

Además, debe contar con dos partes una inducción corporativa y una inducción al cargo:

  1. La Inducción corporativa debe tener todos los contenidos que deba conocer la persona independientemente del cargo que va a desempeñar, es decir, historia, misión, visión, valores, cultura, organigrama, video o cursos del producto o servicio de la empresa. De esta manera, la información que se brinda en esta fase es estándar para todas las personas que ingresan a la organización.
  2. En la Inducción del cargo se deben incluir sesiones con todas las personas o procesos con los que el nuevo colaborador deberá trabajar directamente o que deberá conocer en contexto para hacer su trabajo. Por ejemplo, conocer el proceso de ventas, de entrega de un producto, etc.

Los consejos

Ya estás haciendo un proceso de onboarding pero quieres mejorar o potenciarlo ¿Qué puedes hacer para darle el factor “Wow”? Estas son algunas recomendaciones:

  • Genera expectativa de su primer día: Puedes enviar una frase motivadora y/o obsequio días antes (ojalá acompañado de un cronograma de actividades de lo que será su primer día en la compañía). Esto es un fuerte generador de emociones para el colaborador y elimina esa ansiedad de lo que podría llegar a pasar.
  • Elige un vocero estrella: en el proceso de inducción de primer día, donde se suelen dar a conocer los objetivos de la empresa, su cultura y valores, delega a la persona más carismática de tu equipo para llevarlo a cabo. Ten en cuenta que puedes hacer actividades y dinámicas que permitan que los nuevos ingresos se integren con sus compañeros de trabajo y otras áreas.
  • Define el plan de formación de cada colaborador, segmentar los temas de capacitación por: Temas estructurales de compañía (todas las personas deben verlos sin importar su cargo), Temas de área y temas propios del cargo.

¿Sabías que en UBITS puedes cargar los procesos de onboarding de tu compañía? Puedes obtener más información aquí.

  • Evaluación durante el proceso: Se deben crear métricas que permita medir el desempeño del colaborador y la satisfacción de este con su plan de entrenamiento.
  • Feedback y más feedback: Busca espacios para brindar retroalimentación al colaborador, cuéntale todo el potencial que has visto en los primeros días, ponte a su servicio para desarrollar este potencial y deja en claro cómo puede mejorar.

Lo que debe tener un buen proceso de onboarding

  • Siempre va a ser importante que el CEO o presidente aparezca en algún momento de la inducción, para darles la bienvenida.
  • Debe existir un espacio para que el jefe y la persona hablen de los resultados que se esperan y de cómo serán medidos.
  • Ideal que la inducción tenga un manual con la información que recibirá y donde la persona pueda ir registrando aquellas cosas que van a ser útiles en su desempeño.
  • En la parte teórica, dependiendo del cargo se creen espacios para ver cómo funciona en la práctica antes de empezar.
  • Los juegos de rol funcionan muy bien, crear entornos de aprendizaje donde la persona simule situaciones cotidianas a las que se enfrentará en su puesto de trabajo permitirá que una vez se reciba en propiedad el cargo se haga con confianza (Se sugiere en este espacio tener la visión de su jefe directo)
  • Un programa de estos no debería superar la primera semana, aunque en algunas ocasiones de acuerdo con el cargo se requiere que la persona entre en un programa de “Sombra” donde asiste como observadora inicialmente, asumiendo un rol más activo a medida que entiende lo que debe hacer. 

Para concluir, sabemos que con la coyuntura actual muchos procesos de recursos humanos han cambiado y se han digitalizado; puedes sacarle mucho provecho a esta situación y comenzar a implementar mejores en tus onboarding.