De acuerdo con un reporte del Becker Friedman Institute de la Universidad de Chicago, la pandemia de Covid-19 está causando la mayor reubicación laboral desde la Segunda Guerra Mundial, así como la eliminación de millones de trabajos. Esto implica nuevos desafíos en términos de habilidades de los trabajadores alrededor del mundo.

La situación laboral en el mundo está cambiando y las empresas deben adaptar el talento de sus colaboradores a la realidad actual.

Upskilling y Reskilling

En este punto entran dos conceptos claves para las organizaciones, el primero, es el upskilling, que consiste en desarrollar nuevas habilidades y competencias para el cargo actual. En segundo lugar, está el reskilling en el que se desarrollan habilidades y competencias para una nueva posición o trabajo.

Te puede gustar: [Guía] ¿Cómo hacer un buen proceso de onboarding desde trabajo remoto?

Según un estudio de LinkedIn, en 2020 el 51 % de las compañías a nivel global tienen previsto implementar un programa de upskilling al interior de sus organizaciones; el 47 %, hará lo mismo con uno de reskilling.

En el caso de las organizaciones, apoyar a sus colaboradores para adquirir las habilidades que requiere la evolución del mercado y a adaptarse a esta nueva realidad traída por la pandemia, se verá reflejada en ventajas competitivas, además del incremento de la rentabilidad y un fortalecimiento de su marca empleadora.

Es importante analizar las necesidades de cada colaborador y de cada organización, sin embargo, sí es claro que las Soft skills (habilidades blandas) y ciertas Hard Skills (habilidades técnicas o duras) pueden ser una buena base para la mayoría de los trabajadores en la situación actual.

Por ejemplo, que a las personas adquieran una formación adecuada en habilidades blandas, les permitirá que se adapten mejor al cambio actual y que sepan manejar de manera asertiva lo que eso conlleva.  De igual forma, adquirir habilidades relacionadas con las nuevas tecnologías y la transformación digital en las empresas, es una necesidad latente.

Las cosas están cambiando y es importante que las empresas comiencen a prepararse para estos cambios. Las empresas pueden comenzar analizando cuáles son las nuevas necesidades en términos de conocimiento y revisarlas junto a las habilidades que tienen sus colaboradores. De esta manera podrán diseñar mejores planes de formación y capacitación para sus colaboradores.