Aunque suene a frase repetitiva, los equipos de trabajo son el recurso y el activo más importante que tienen las empresas. Una organización que piensa en sus equipos puede mantener su compromiso y unos niveles de desempeño altos, lo que, eventualmente, impacta positivamente en su productividad.

El Reporte “Global Workplace” de Gallup que busca, entre otras cosas, evidenciar cómo los líderes y las organizaciones pueden aumentar la productividad de la fuerza laboral, concluyó que “el 85% de los empleados no están comprometidos con las organizaciones en las que trabajan o están desconectados activamente de su trabajo”.

Por eso, es importante implementar estrategias que nos permitan aumentar los niveles de compromiso y de productividad en los colaboradores. Runa, la plataforma de pago automático de nómina y de RRHH, destacó seis maneras de apoyar e invertir en los equipos:

Capacitación corporativa

En primer lugar, hablamos sobre los talleres, cursos, capacitaciones y todo aquello que esté relacionado con educación continua.

 Estos cursos pueden estar ligados a actualizaciones en sus áreas de trabajo, a mejorar soft skills, o a desarrollar otras habilidades que hagan de tus colaboradores mejores profesionistas y/o líderes. La oferta es amplia y en este aspecto puedes beneficiarte de una plataforma de educación continua como lo es Ubits. Su amplio catálogo seguramente será de interés para los miembros de tu organización sin importar el área en la que desarrollen.

 Cultura de bienestar

 Otra forma de invertir en tu equipo (y que se ha vuelto necesaria en estos tiempos) es promoviendo una cultura de bienestar. Específicamente en momentos de desconexión del trabajo, combatir la vida sedentaria y mantener el delicado balance entre vida personal y profesional. Durante estos últimos meses, estas actividades han sido necesarias para mantener la cordura y por ende, un buen desempeño laboral. Por eso, recomendamos que los empleadores realicen dinámicas que tengan alguno de estos propósitos. Algunas ideas pueden ser definir días en los que no se trabajará más allá de cierta hora, hacer retos de ejercicio grupales y de los cuales se pueda llevar el seguimiento a través de una aplicación, entre otras. Y aunque en este rubro no inviertes en el aprendizaje de tu equipo, sí estarías apostando por su bienestar.

Programa de apoyo entre compañeros

 La tercera forma en la que puedes invertir en tus colaboradores es establecer un sistema de “mentores” o “compañeros”. Este consiste en emparejar a los nuevos integrantes con los empleados que ya tienen más tiempo dentro de la organización. De acuerdo con información de Urbanbound para el 70% de las personas tener un “work-buddy” es un factor crucial en la felicidad de los colaboradores y en una buena vida profesional.

Integración e interacción

En cuarto lugar, te proponemos crear actividades de integración con el equipo. Es obvio que no puedes obligar a que las personas formen una amistad, pero sí puedes dejar la mesa puesta para crear una. Y aunque la pandemia y la cuarentena dificultan estas actividades sí puedes hacer algunas dinámicas como una noche de juegos virtuales, de películas o un convivio vía Zoom.

Beneficios acordes a las necesidades de tu equipo

Las grandes empresas ofrecen todo tipo de prestaciones como acceso a medicina prepagada, mensualidad de gimnasio, fondo de ahorro y muchos más. Pero no todas las empresas tienen la capacidad financiera para hacer frente a este tipo de gastos. Por eso te sugerimos que, al momento de invertir en beneficios, lo hagas de forma inteligente y apuestes por aquellos que harán felices a tus empleados.

Un ejemplo de esto es si la mayoría de tu equipo está conformado por personas con familia. Para ellos, la idea de horario flexible resulta una gran ayuda al momento de organizar su día a día. Puedes conocer los beneficios en los que está interesados tu equipo a través de encuestas y a partir de ahí elegir el más viable respecto a costo.

Reconocimiento de los logros

Te recomendamos que fomentes una cultura de reconocimiento dentro de tu empresa. ¿A quién no le gusta que le reconozcan por su buen trabajo cuando este ha sido arduo después de un proyecto? Puedes hacer algo sencillo como reconocimientos semanales en la junta grupal o entregar pequeños premios cada mes. Incluso otorgar premios físicos a los colaboradores que más destacaron a lo largo del año.

Finalmente, podemos concluir que existen muchas formas de invertir en los equipos de trabajo con el fin de mantener el compromiso y bienestar en ellos y que, no siempre tienen que ser de valor económico sino que acciones sencillas pueden conseguir efectos positivos en nuestros equipos.