¿Alguna vez has sentido que la inspiración te abandonó?, es normal, muchas personas pasan por “bloqueos mentales” que les limitan pensar, innovar y hasta expresarse. Todas las personas tienen potencial creativo, pero muy pocos trabajan en cómo despertar la creatividad, ya que hay que tener compromiso, disciplina y una metodología.

Para facilitar en algo este trabajo, a continuación, dejamos algunos ejercicios diseñados especialmente para estimular la creatividad y que, además, mantendrán activa la mente.

  1. SCAMPER

Es una de las técnicas más conocidas y más fáciles de aplicar. Se basa en el planteamiento de 7 preguntas, correspondientes a las 7 letras que contiene la palabra, sobre la idea, proceso o problema en el que tienes que emplear la creatividad. Su finalidad es crear nuevos conceptos a partir del mismo. Las preguntas son las siguientes:

  • Sustituir: ¿Qué puedes sustituir? ¿Con qué? ¿Por qué otro?
  • Combinar: ¿Puedo combinar este objeto con alguno más? ¿Qué pasa si los uno? ¿Qué nuevo uso puede tener?
  • Adaptar: ¿Aquello puede cumplir la misma función de otra manera? ¿Sirve para complementarlo?
  • Modificar: ¿Cómo lo puedo cambiar para que sea mejor? ¿Podría ser más funcional? ¿Acepta modificaciones?
  • Proponer: ¿Esto serviría en este contexto? ¿Puedo usarlo para alguna otra cosa?
  • Eliminar: ¿Es realmente necesario? ¿Perderá el sentido si lo elimino? ¿Puede ser más pequeño?
  • Reordenar: ¿Puedo cambiarlo sin que pierda el sentido? ¿Puedo agregar algo más?
  1. Lluvia de ideas o brainstorming

Esta sencilla, pero funcional técnica para explotar la creatividad al máximo, se basa en ir arrojando ideas al azar sobre un tema; es decir, lo primero que se te venga a la mente, la regla es que no se puede juzgar si una idea es mala o buena.

Con este ejercicio ayudamos al cerebro a estimularse y crear un pensamiento mucho más diversificado, por lo cual es recomendable para actividades grupales o en las que es necesario llegar a una sola idea.

  1. Usa tu alter ego

Es una técnica muy fácil de entender y a la vez divertida. Solo hay que pensar: ¿qué haría otro en mi lugar? Así es, se trata de ponerse en la piel de otro, así se modifica la manera de pensar como si se tuviera una máscara, un disfraz, o actuando de una manera poco convencional; de esa manera las personas pueden generar ideas que nunca hubieran imaginado.

  1. Combinación de objetos

Consiste en crear dos listas con objetos distintos que no tengan ningún tipo de conexión y buscarles un enlace creativo. Es un ejercicio muy parecido a la letra C del método SCAMPER.

En un principio, no se ve mucho el sentido de la actividad, pero, poco a poco, los participantes se irán dando cuenta de que les ayudará a pensar con mayor creatividad y de manera mucho más ágil.

  1. Escuchar música

Esto, más que un ejercicio, es una técnica de relajación. Escuchar música ayuda al cerebro a relajarse. Así lo confirman las publicaciones de la APA (American Psychological Association) en su revista de musicología.

Por lo tanto, si se está pasando por algún bloqueo creativo es recomendable poner música del género musical a elección o incluso escuchar Weightless, la canción que más relajación produce según un grupo de científicos del Mind Lab Institution.

  1. Crea metas a corto y largo plazo

Trazar metas ayuda al cerebro a pensar a futuro y, por lo tanto, a idealizar cómo será la resolución y cumplimiento de estos objetivos. Esto permitirá ser más creativo e ingenioso a la hora de planificar las estrategias para llegar a la meta.

Para concluir, la creatividad puede ser estimulada y mejorada, solo hace falta saber cómo hacerlo. Recuerda aprovechar al máximo tu tiempo y practicar estos ejercicios para que mantengas tu cerebro activo y tus ideas renovadas.