Una de las preguntas que más se hacen los jefes y dueños de empresas es por qué sus empleados no rinden o no cumplen las metas y objetivos de manera efectiva. Existen muchos factores por los cuales se da este fenómeno, por eso es importante estar en frecuente contacto con ellos y evaluar su rendimiento periódicamente para conocer de dónde vienen las fallas y tomar acciones concretas para solucionarlas.

Inicialmente, para lograr un buen nivel de rendimiento laboral es importante que los empleados conozcan con claridad las funciones o tareas específicas dentro de la organización, los procedimientos que deben seguir, las políticas que deben respetar y los objetivos que tienen asignados.

En algunos casos, una de las razones puede ser porque no está en el puesto indicado para sus habilidades, por ejemplo, un administrador especialista en marketing realiza actividades en el departamento de recursos humanos cuando puede explotar mejor sus aptitudes en el área de mercadeo . Por esto, es necesario aprender a saber qué actividades requiere cada puesto para poner a la persona idónea a cargo de él.

Otro de las causas puede ser que los empleados no se encuentran motivados en el trabajo, de acuerdo a un estudio de Watson Wyatt Worldwide sobre 3 millones de trabajadores de 551 compañías de gran tamaño, las empresas que habían desarrollado programas de incentivos y motivación, consiguieron un aumento del rendimiento del 109% en 2 años, comparado con el 52% de las empresas que no los habían desarrollado.

Por eso es importante implementar acciones como mejorar el ambiente laboral, definir objetivos, aumentar la participación de los empleados en la toma de decisiones y elaborar sistemas de recompensas emocionales, físicas o monetarias, pues la retribución basada en rendimiento es uno de los principales motivadores del empleado. De acuerdo con una investigación del 2002 de SPI/SITE Research, los programas de incentivos incrementan el rendimiento individual un 22%, el rendimiento de equipos un 44% y el compromiso laboral ante objetivos un 27%.

Finalmente, la formación y capacitación empresarial es clave para el crecimiento y desarrollo de los trabajadores, y aunque algunos lo consideren como una amenaza pensando que los empleados se irán a la competencia cuando puedan, la realidad es que estos se sienten valorados por una empresa que confía en ellos, esto los motiva y además garantiza que mejoren en ciertas habilidades o conocimientos fundamentales para incrementar la productividad de la empresa. Por lo tanto, el entrenamiento corporativo es una buena herramienta a la hora de mejorar el rendimiento de los empleados.

Estas son algunas de las razones por las que muchos de los empleados no cumplen con lo que se les pide de manera eficiente. Si los altos ejecutivos, jefes y dueños de empresas prestan mayor atención a estos factores, es probable que disminuyan los índices de bajo rendimiento de sus equipos de trabajo, áreas, departamentos o empresas.

Leer también: ¿No sabes qué métricas evaluar en capacitación Online?